viernes, 1 de febrero de 2013

Nuestro caracol

Laura V. trajo a clase un caracol que hemos podido tener como mascota varias semanas, pero el miércoles ocurrió un suceso trájico, este molusco empezó a oler mal y a mostrar un comportamiento extraño, así que el profesor decidió devolverlo de nuevo en la naturaleza. Eduardo, aunque no es veterinario ha diagnosticado que estaba muerto y que se debía a que no lo habíamos alimentado correctamente. Cuidar un ser vivo requiere de responsabilidad y aunque ha habido niños y niñas encargados de limpiarlo y ponerle humedad, parece ser que quizá no haya tenido suficiente comida.